12 de diciembre de 2013

2013-12-01._Peñaranda de Bracamonte - Presa del Milagro - Peñaranda de Bracamonte

Peñaranda de Bracamonte - Presa del Milagro - Peñaranda de Bracamonte
POR J.MARI FAMILIAR



Primer día de diciembre y primeras horas de una jornada con frío intenso, yo que soy partidario del buen tiempo, del paisaje en tiempo de verano, cuando el sol tiene achicharrado todo lo que pilla, tengo que reconocer que el campo esta precioso, cuando lo cubre ese manto blanco producido por la nieve, o como hoy, por la escarcha y el hielo. Y eso es lo que nos hemos encontrado esta mañana por el monte, los charcos con una buena capa de hielo, que de momento parece que no hemos cogido el gusto por romperlo con nuestras ruedas, pero creo que pronto llegara, y todas las zonas sombrías, con esa mancha blanca y brillante que contrasta con el color pardusco y verde que por estas fechas predomina allí donde miras.


Hoy solo nos hemos reunido once ¿valientes? No lo creo solo once enamorados del deporte, de la bici, del sacrificio (bueno unos más que otros), once personas que nos gusta reunirnos y disfrutar de nuestra compañía, de esas vistas que nos ofrece nuestros encinares y nuestras pequeñas lomas que nosotros consideramos verdaderos puertos. Allí nos juntamos: Cristóbal, Pedro, Juan, Manolo, Cristi, Eutiquio, Adrián, Virgilio, Nico, Pedro Antonio y un servidor. No sé quién eligió la ruta, creo que Cristi y acertó, a mi modesta opinión, fueron unos 59 km preciosos, Claro que yo cuando estoy acompañado de esta gente me olvido de todo (bueno de todo, no) lo que pasa es que disfruto con ellos, y parece que la vida tiene otro significado mientras compartimos el esfuerzo, los piques, las risas…. Salimos por Cantaracillo y nos dirigimos hacía Gimialcon, en estos primeros kilómetros el frío de hacía notar en nuestras manos y pies, pero que os voy a contar yo a vosotros que si estáis leyendo esto, es porque os gusta este deporte y sabéis mejor que nadie de lo que hablo.Pronto como es costumbre, se van haciendo los grupitos, y es que parece que ir todos juntos es pecado, menos mal que el ambiente de compañerismo siempre está presente y el reagrupamiento se produce cada poco tiempo. Los kilómetros por esta zona se hacen rápido, el terreno es llano y el frío no nos deja relajarnos demasiado, o son, Juan y Manolo los que nos llevan con la lengua fuera, ahora que lo pienso bien, puede que sean estos dos los culpables.


Pronto llegamos a Blascomillan, por la zona de las encinas, que en esta época, tienen los caminos llenos bellotas que crujen a nuestro paso, ya allí los sugiero que tomemos un camino que nos introduce más rápido en el monte, y es que somos como las cabras, hay que ver, lo que nos gusta pasar a toda velocidad por debajo de las encinas. Ya metidos en pleno monte empieza lo bueno, ¿y qué es lo bueno? Porque el llano se hace duro, pero una vez en el monte las cuestas se empinan en exceso, las bajadas se hacen peligrosas, todo se complica, pero a pesar de todo, lo llamamos lo bueno, joder, por eso nos deben de llamar locos, pero bendita locura. Y como no podía ser de otra manera, a Cristi solo se le ocurre, ir a nuestro destino, por el camino más duro, ¿pero que tendrá este deporte?, con lo bonito que puede llegar a ser un paseo tranquilo y sosegado, nada, es, otra vez la locura, cuanto más duro, más diversión, cuanto mayor sea el piñón que tienes que utilizar, mejores son los comentarios que hacemos cuando llegamos arriba. Y así, entre duras y largas subidas y alguna bajada que otra, llegamos a la presa, que en estos días tiene un color especial, ¿o solo me lo parece a mí? Y es que este domingo el cielo estaba despejado y el sol al estar más bajo hace brillar el agua, mucho más de lo habitual.


Allí nos hicimos las fotos de rigor, mientras reponíamos nuestras fuerzas, que tan generosamente gastamos. La vuelta la hicimos por Mirueña, otra vez caminos más o menos anchos y buenos para rodar, con alguna rampa dificililla pero bastante tendida, que hace que el ritmo sea matador, otra vez Juan y Manolo, claro, no se les puede dejar escapar, así que todos a por ellos, dentro de sus posibilidades. A estas alturas las piernas duelen hasta en las bajadas, ya que no se puede relajar uno, se ataca en cualquier lugar, como si en la próxima cuesta o curva estuviese una rubia o morena (no tengo ninguna predilección, todas son hermosas) para darnos la recompensa por llegar el primero. Pero todo ello tengo que decirlo con la mente puesta en que por detrás algunos vienen rezagados, y siempre se espera, claro que a veces pienso que esperamos a los demás, no para ir juntos, sino porque que ya no podemos más y con la excusa de esperar nos tomamos un respiro. Tal vez sean las dos cosas el caso es que Peñaranda se nos presentó a la vista enseguida, eso sí, por lo menos a mí con bastante dolor de piernas. Pero cuando llegamos a la plaza ya estábamos pensando en la próxima, y es que es, tanto el vicio, que no hemos acabado una y ya queremos hacer otra. Pero esto ya será para otro relato, pero no quiero despedirme sin acordarme de los que faltaron, no los voy a nombrar por miedo a que se me olvide alguno y se enfaden conmigo, ellos saben los que son, desde aquí los animo a que en la próxima cita nos acompañen, soy de los que piensa que cuantos más mejor. Hasta la vista

J.Mari


Vídeo 1

Vídeo 2

Track de la Ruta

1 comentario:

Btt San Juan 15

Loading...