25 de marzo de 2014

2014-02-23._Serradilla Del Arrollo; Ruta de San Blas 2014

Ruta de San Blas 2014
Seradilla del Arroyo

Por
J Mari Familiar



Abro los ojos y todo esta oscuro, de repente recuerdo donde estoy y el día que es, no ha tocado el despertador debe de ser pronto, acerco la mano y miro la hora, 6: 45 horas, y mi cabeza empieza a carburar, y me doy cuenta que las 6: 45 son las siente menos cuarto. Me tiro de la cama, habíamos quedado a esa hora, todavía no me aclaro que ha podido pasar, solo sé que me estarán esperando para ir a Serranilla del Arroyo. Esa marcha que todavía me da un poco de respeto, me han contado muchas cosas sobre ella, y no sé, si creerme todo, hoy saldré de dudas, eso si me esperan, porque siempre me pasa algo y llego tarde. Así que wasap para avisar que me esperen,   ....“ esperarme que voy en diez minutos”  y si que me esperaron, juego con ventaja, son buena gente y lo sé, por eso me gusta estar el máximo de tiempo con ellos, disfrutando de lo que nos gusta, y 
hoy es uno de esos días, aunque no ha empezado nada bien el día, espero que se quede en esto, y no se quedo, pero eso, vendrá más tarde.

Cuando llego no soy el último, alguien me ha ganado en llegar tarde, Cristóbal, esta vez la bronca no me la llevo yo jejeje... que bien, pero los ánimos están caldeados no sabemos si tendremos tiempo de sobra para llegar, pero como ya he dicho son buena gente y todo lo perdonan, por fin, cuando llega el tardón, salimos, Piru, Cristy, Ángel, Cristóbal y yo hacía nuestro destino, que no es otro que el de divertirnos. El viaje, bueno, típico, cinco hombres en un coche, de madrugada, a darse una paliza en bici, pues haceros vosotros una idea de la conversación, yo no puedo contarla porque no sé quien puede leer esto jejeje... usar la imaginación y os quedaréis cortos. El caso es que personalmente me pareció corto, eso si, la carretera hasta el pueblo, desde Ciudad Rodrigo, es horrorosa y más a esa hora en el que el sol daba de frente, yo acompañaba a Piru, nuestro conductor de ese día y a veces no veía nada, no sé como él pudo hacerlo yo me hubiese parado unas cuantas veces, pero en fin, el caso es que nos llevo hasta el pueblo sin ningún percance.


Los nervios hacen acto de presencia cuando empezamos a bajar nuestras bicis, el ambiente es bicicletero a tope, gente cambiándose en los coches, ajustando las bicis, otros intentando quitarse el frío dando vueltas en sus burras, joder que burras, a cada cual mejor, enseguida preguntamos por el bar, un cafecito caliente a esas horas es lo mejor, además había que visitar el baño, después a la mesa de inscripciones, y recoger nuestros regalos, luego unos saluditos a gente conocida y el sorteo, y bueno, en esto no estamos mal, en los dos últimos, gente de mi grupo ha recibido regalo, y claro fue para 
Ángel, este día "todo" se lo llevo él.


Empieza lo bueno, a los que hemos venido desde tan lejos, empezamos tranquilos, de los últimos como casi siempre, no venimos a competir sino a disfrutar, aunque luego la carrera dice otra cosa, como casi siempre jejeje... una vez que empiezas a pedalear la sangre se calienta y ya no paras, la verdad es que cuando estas rodeado de tanta pasión por la bici te sientes un privilegiado, y das todo lo que tienes,luego por la tarde ya de reposo, ves que te has excedido, pero eso no importa, lo importante es estar allí, con amigos, pasarlo bien, hacer deporte, sentir lo que sientes y darte cuenta de lo mucho que 
tienes...



El principio fue un poco intimidatorio, lo digo porque en la primera bajada que hubo nos pasaron como motos, que digo como motos, como aviones, ya que a mí me pasaron volando, y no es broma, literalmente volando, saltaban por todos los lados y mi mente me decía, menuda paliza nos dan estos hoy, pero como todo en esta vida, las cosas se acaban, y claro, la bajada se acabo, y después de la bajada ¿qué viene? Si, exacto, la subida, y ese es nuestro terreno, no adelantamos a muchos, el camino era estrecho y había demasiada gente, se paraban y te hacían echar pie a tierra con el consiguiente
parón, luego a intentar arrancar de parado y en cuesta, el caso es que perdimos bastante tiempo, pero esto es ciclismo de montaña y el terreno era largo así que la gente se fue distanciando y cada vez se andaba mejor. Otra cuesta abajo, esta vez no nos van a coger de sorpresa así que bajamos un poco lanzados, tal vez demasiado, al final de la bajada, surco, hay que saltar, sin problemas, luego piedra, aquí si hay problemas, me la trago de lleno y me desvió hacia un matorral bastante denso, la velocidad es fuerte y pienso que con la inercia que llevo lo atravieso, me equivoque, "zas".... a suelo, me levanto un poco 
aturdido y ya esta allí Piru
-¿estas bien?.. Le oigo que me dice,
-sí creo, le respondo


 cojo la bici para ver si estaba bien y seguimos, ahora si que es la nuestra, ya calientes como estábamos, con la adrenalina a tope por la caída, empezamos a subir y no hacíamos otra cosa que adelantar gente, por la derecha, por la izquierda, por el centro, por donde fuese, no sé cuanta gente adelantamos en las subidas, bastante, luego vino un tramo de carretera, jejeje... si se nos da bien la subida, no te digo nada la carretera, plato grande, piñón pequeño y a volar, menudo ritmo llevábamos Piru y yo, como para que nos siguieran, seguimos adelantando a gente hasta que cogimos a Ángel que nos había adelantado en la caída, y ya fuimos los tres para juntos para adelante, esto era un sin fin de adelantamientos, hasta que, Pafff, la cadena de Ángel dijo basta, nos toco parar y arreglarla,, todo lo hecho hasta ahora había resultado inútil, que le vamos ha hacer habíamos venido a disfrutar ¿no? Nos pasan Cristy y Cristóbal, y ya arreglada nos ponemos en
marcha, ya los tres juntos, aunque yo viendo el paisaje me quedo para hacer unas fotos, los pierdo de vista, bueno ya los veré, acompaño un rato a Cristóbal, luego cuando vuelvo a mirar ya no esta, y sigo para adelante, no sé muy bien cuando adelante a Cristy, el caso es que me paro cuando el camino se empieza a empinar ante una montaña colosal, hago las fotos de rigor y empiezo a subir, el camino matador, piedras y mas piedras, no hay por donde adelantar, si te sales del sendero las piedras están sueltas y te cuesta el doble, pero no se puede hacer otra cosa, o te quedas o lo intentas, y lo intente, para arriba, esta vez plato pequeño con piñones intermedios o grandes dependiendo la rampa que tocara, al rato me encuentro a Pirú y Ángel, que divertido fue, adelantar, adelantar, y más adelantar, los tres juntos, lastima de los dos que habíamos dejado atrás, pero ya no podíamos hacer otra cosa, estábamos encendidos y no podíamos apagarnos, era nuestro terreno, dureza en las rampas, camino pedregoso, y kilómetros de subida, que bien se siente uno cuando esta fuerte y vas dejando compañeros detrás, no me gusta presumir, pero tengo que decir que yo disfrute de esa subida y no creo equivocarme, si digo, que los que me acompañaban también.

El paisaje era, bueno lo es, espectacular, lastima que un no puedes levantar mucho la vista del camino, pero de vez en cuando mirabas para abajo y el valle era precioso, y en eso estábamos cuando llegamos al avituallamiento, unos catorce bicicleteros conté, no esta mal para todas las cosas que nos habían pasado, paradas en las primeras rampas, caída, y rotura de cadena más las paradas para las fotos. Pero el día nos tenía deparadas más sorpresas, cuando terminamos el avituallamiento que por cierto tengo que decir que de lujo, teníamos de todo, hasta un caldito que no probé, pues me lo dijeron en la llegada, lastima estaba muy bueno según comentaron, para el año que viene.
Salimos y nada más de hacerlo vemos una flecha que nos indica el camino, los tres tomamos esa dirección y nos ponemos a pedalear como posesos, que lujo de camino, entre bosques y senderos preciosos, el ritmo es rapidísimo, con desarrollos fuertes y a tope, todo bajada, no sé cuantos kilómetros hicimos, pero no vimos a nadie, cosa que nos mosqueo algo, pero teníamos las flechas que nos indicaba el camino, así que para adelante, cuando llegamos a un pueblo, preguntamos por donde habían pasado los ciclistas, y cual fue
nuestra sorpresa, cuando nos dijeron que éramos los primeros, no puedía ser, hubo gente que salió antes que nosotros y no los hemos visto, así que teléfono en mano, llamamos a un amiguete que conocía el recorrido y nos comento que nos habíamos equivocado, y habíamos hecho la ruta corta. Menuda cara debió de quedársenos, ¿qué hacemos? Era la pregunta que nos hacíamos los tres, al final decidimos volver hasta el punto de la equivocación pero no por donde habíamos venido, sería demasiado duro, eran muchísimos kilómetros de subida, así que preguntamos a los lugareños cual era el camino más corto, la carretera, fue su respuesta, pero eran nueve kilómetros de subida, al principio hubo dudas de lo que hacer, nos habíamos dado una buena soba para nada, y lo mas bonito del recorrido perdido, pero allí estaba Piru para animarnos y convencernos de que debíamos hacerlo, y la verdad es que fue duro, pero me alegro de haberlo hecho, nos tomamos los nueve kilómetros por la carretera con calma, gastando las menos fuerzas posibles, pero no deja de ser subida y todo cansa, pero al final llegamos de nuevo al avituallamiento, me gusto la cara que pusieron cuando nos vieron llegar por la carretera, estaban recogiendo pero nos ofrecieron de todo,
-¿de donde salís vosotros? Nos dijeron
Cuando les contamos lo sucedido, no lo dijeron a las claras pero sus caras los delataban “estos están locos” así que un poco de agua y una vez que nos dijeron el camino y acompañados de dos organizadores que iban cerrando el grupo nos dispusimos a terminar lo empezado. Pero al poco de empezar de nuevo vuelta a
parar, y no una sino dos veces, quien iba a ser sino, otra vez Ángel, ya os dije que se lo llevo todo, dos pinchazos seguidos, la verdad es que tampoco me importo demasiado, ya éramos los últimos lo único que nos quedaba, era disfrutar, y eso fue lo que hicimos, me gustaría tener don de palabra para poder
expresaros bien la zona, el camino, las bajadas espeluznantes que había, los cortados al lado del sendero, que no eran tan peligrosos como nos lo habían pintado, todo hay que decirlo, pero con algo de peligro si se tomaba a lo loco, bueno así os dejo con la intriga de conocerlo mejor y el año próximo nos apuntamos más gente, jejeje. y lo podréis apreciar vosotros mismos, yo la verdad quede impresionado, de la belleza del recorrido, ya con calma pudimos apreciarlo con todo su esplendor y
disfrutamos como niños, ¿cuantas veces he repetido la palabra disfrutar? Mucha verdad, pero es que no me canso de repetirlo, me lo pase genial, cansado, muy cansado, porque al final se hizo larga, casi 70 kilómetros nos salieron, que no son muchos, estamos acostumbrados ha hacerlos y más, pero no por esa zona, con tanta subida, y los caminos de piedras, y cuando no las había nos encontrábamos barro, lo dicho precioso, no tengo talento, ni palabras para describirlo, eso lo aran otros mejor que yo, lo que si os digo es que si os gusta la bici, aquí disfrutaréis mucho.

Pero volvamos al relato de la marcha, nos habíamos quedado en el descenso, acompañados de los dos organizadores, descenso que como sería que tuvimos que bajar tramos a pie, y yo no suelo hacer eso por muy empinado que este el terreno, pero eso no era empinado, sino vertical jejeje... con curvas en zigzag, no sé si alguien bajo eso pero si lo hizo tiene mi total admiración, luego senderos por la ladera de la montaña, 
con el rió abajo, muy abajo, y menos mal que nos íbamos divirtiendo, porque por lo menos a mi se me hizo muy largo el regreso hasta el pueblo, el cansancio en las piernas era notorio, lo que me salvo era que alguno venía peor que yo, jejeje... y es que no aprendemos, dejamos atrás a todos, los organizadores que nos habían mostrado el camino correcto, y a cuanta gente nos encontramos, que no fue mucha la verdad, pero el vicio por pedalear es mucho.
Pero todavía teníamos que sufrir otro percance, y este, fue el último y el peor, ya no os digo quien lo sufrió, solo que debió de ser negro, bueno esto es una broma no muy correcta por mi parte, porque lo primero, creo que el negro en los gatos, no trae mala suerte y lo segundo el pobre animal se llevo más susto que nosotros, el caso es que cuando se nos prometían muy felices por haber completado el recorrido, y ya entrando en el pueblo, un gato le salió de improviso y le hizo caerse de la bici, el ruido me hizo pensar en lo peor, cuando volví la vista me encontré con Ángel en el suelo quejándose del pecho, en un principio me asuste, por los gestos pensé que se había roto una costilla, menos mal que solo se quedo en el susto y en dolores que solo él, sufrió jejeje, que malo soy, bueno la verdad es que lo debió de pasar mal, pero ahora con el tiempo me hace sacar una sonrisa recordándolo todo.

El resto, os podéis hacer una idea, ducha, comida, sobremesa, por cierto larga muy larga con partida de cartas incluida, que por cierto no me acuerdo quien gano, bueno da igual, y por fin ya bien entrada la tarde, el regreso... Cinco hombres, en un coche, cansados, algunos con dolores y arañazos, habiendo realizado una marcha cicloturista por un sitio verdaderamente asombroso, ¿de que creéis que iban hablando en el regreso? ¿Lo acertáis? Haber decirme... de tías? De coches?, De motos? De lo bonito que había sido 
el recorrido? ....

Nada de eso, de la próxima salida, ya veníamos preparando la siguiente, Sotoserrano, a 
eso ¿cómo lo llamáis?. Yo, amor a la bicicleta,


1 comentario:

  1. Por si fuera interesante o de utilidad para esa Asociación o para sus afiliados, tengo publicado el siguiente blog:
    http://plantararboles.blogspot.com
    Se trata de una manual breve y sencillo para que los amantes del monte y del campo podamos reforestar, casi sobre la marcha, aprovechando las semillas que nos dan los árboles y arbustos autóctonos de nuestra propia región.

    Salud,
    José Luis Sáez Sáez

    ResponderEliminar

Btt San Juan 15

Loading...